jueves, 31 de agosto de 2017

September morning

Mañana los católicos celebran San Gil,
un santo que amaba la soledad
tanto como a los animales.
Mañana desayunaré con té chino
y pan de Bailo
embarrado de mermelada de moras silvestres.
Mañana tendré abierto un atlas de geografía
sobre la mesa de la cocina
para saber dónde habitan los amigos
que no tengo cerca.
y que por su culpa
aun palpita mi corazón.
Mañana es un día
que lleno de ritos y de oraciones,
un día que me regalo un libro
y que el correo se llena de postales.
Mañana es una buena ocasión
para gritar a los cuatro vientos
que aunque me he endurecido con las pesas y los años
no he perdido la ternura.
Mañana haré un ejercicio de acción de gracias,
es un ejercicio sencillo y anual,
no requiere de grandes preparativos
ni de que haga un buen tiempo.
Mañana inclinaré la cabeza
y diré en voz alta
para que no quede la menor duda
de que aun puedo rememorar
los nombres
de todos los que en algún momento de sus vidas
encendieron una luz
para alumbrar mis oscuridades
y me empujaron al sitio que ahora ocupo.
Mañana buscaré una canción
de Cristina Aguilera
y le daré al play en You lost me.
Mañana en una cafetería del Paseo Independencia
donde nadie me conozca
tomaré un banana split.
y me cantaré musitadamente
Happy birthday to me.

No hay comentarios:

Publicar un comentario